inicio /mi_raro_inicio.html
atrásmis_raras_pieles.html
inicio /mi_raro_inicio.html
atrásmis_raras_pieles.html
 

letras - mi última función

Tu, yo y nosotros

Quiero probar la cara oculta de tus secretos, la feliz tarde de tus recuerdos, la voz invisible de las despedidas y el calor severo de tus ojos tatuados.

Sentir kilómetros de tu tiempo, metas de la vida, a centímetros de tu aliento.

Va a ser la feliz tarde de invisibles despedidas a mil severos kilómetros de las metas tatuadas en tus ojos.

Seremos breves atuendos en un desfile de marionetas, pares dispares en consonante disonancia seremos. Seremos quien lee esto y quienes esto han escrito.

Tu y yo somos el trío perfecto para la autodestrucción.

Nada, nadie, nunca.

Nunca nada nadie.

Nunca nadie nada.

Nadie nada nunca.

Nadie nunca nada.

Nada nunca nadie.

mis ideas

Cuadriculo mis ideas para que no resulten desordenadas.

Simplifico de manera exponencial mis formas (de difícil trato).

Investigo en función de las necesidades. Cuadriculo mis ideas para que no resulten desordenadas.

Simplifico de manera exponencial mis formas (de difícil trato).

Investigo en función de las necesidades. Cuadriculo mis ideas para que no resulten desordenadas.

Simplifico de manera exponencial mis formas (de difícil trato).

Investigo en función de las necesidades. Cuadriculo mis ideas para que no resulten desordenadas.

Simplifico de manera exponencial mis formas (de difícil trato).

Investigo en función de las necesidades.

Hoy no quiero

pensar ni escribir... ¡¡NADA!!

el sentido giratorio de la protección


He guardado el veneno en los cajones blandos de mi emoción.

Afino una clave olvidada que me obliga a repetir y repetir y repetir... [esos intentos de suicidio].

Muevo unos hilos, pero los resortes de la combinación nunca responden a mis peticiones.

Sé que encontraré la clave, volaré en infinitos sobre el laberinto.

Descansaré sin atropellos de luz porque nadie duerme si yo no puedo.

“Aquí apagado no hay plan, solo improviso, no hay pautas,

nada que pensar, aquí sentado no hay más que hilos olvidados que combinaran”.

¿Qué es una cuchilla, si no el peine de la vida?

El peine de la vida es una cuchilla.

“Brilla una voz y no me muevo, la luz es como una voz que gritara... y me alegro de no haber contestado”.

Hacia todos lados miro, desde la cima, sentado.

No hay nada, ni una luz que grite, y si gritara, giraría hacia todos lados, desde la cima, sentado.

“Donde no hay mar, ni luces, ni voces, ni nada.

Donde no hay prisa, espera, ni nada”.

Desde la cima, sentado, aprendiendo a andar sin resultados.


Mi corazón es papel blindado, el blindaje de mi corazón es una metáfora sin escribir.

“El silencio del latido es una puerta giratoria que se llama...

una puerta giratoria que se llama... protección.

El silencio del latido es una puerta giratoria que se llama protección”.


La cima es un desierto sin piel.

En la cima se esparcen los restos perdidos.

En la cima encuentro todos los motivos.

En la cima, allí arriba, donde la confianza se afina infinita y se abren los cajones de la emoción.

En la cima, allí arriba es donde no hay paracaídas.



discontinuidad


Test!.

Conjunción.

Test!

Disfunción.

Desolación.

Mi sinrazón.

Tu solución.

Discontinuidad.

pequeña pieza de nebulosa


Mi celda tiene la cerradura por dentro.

Me encierro cosido a la pared de escalofríos y con trazos de tiza lunar juego a unir las estrellas.

Saltándome las que menos brillan

adivino tu perfil a cero decibelios de distancia, justo donde nacen los sueños

de las celdas vacías que resumen la soledad en un solo descosido,

la luz de tus pesadillas.

Letra/Música: Roberto S. Fransesch